Saltar al contenido

¿Qué es el flujo de caja o cashflow?

personas trabajando en una oficina

Este es un término que probablemente hayas escuchado antes, pero que quizás aún no entiendas. Como dueño de una pequeña empresa o trabajador autónomo, es importante entender qué es el flujo de caja y cómo impacta en tu negocio, ya que la supervivencia de tu negocio depende de ello.

¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja mide la cantidad neta de efectivo que entran y salen de un negocio durante un período de tiempo establecido. En el contexto empresarial, el flujo de caja ayuda a entender cómo maneja la empresa su dinero, qué tan bien puede cubrir sus gastos y si tiene suficiente efectivo disponible para nuevas inversiones o para enfrentar emergencias. Es fundamental para asegurar que la empresa pueda continuar operando y creciendo.

Estudios muestran que una de las principales razones por las que la mayoría de los negocios fracasan es porque no tienen suficiente efectivo líquido.

La gestión del flujo de caja te permite prever gastos, prepararte para meses secos e incluso saber qué cobrar a tus clientes.

La diferencia entre ganancias y flujo de caja

Debido a que el flujo de caja solo representa el saldo en tu cuenta bancaria, es posible que tu negocio genere ganancias y aun así tengas cero efectivo. Por ejemplo: Podrías obtener un 30% de ganancia en cada producto que vendes, pero si tienes más gastos que ingresos, aún tienes un flujo de caja negativo.

También podría pasar que tu negocio generara una ganancia de 20.000€ un mes, pero solo ver 8.000€ de esos en flujo de caja porque el resto este pendiente en cuentas por cobrar. Por eso, las ganancias y el flujo de caja no son términos intercambiables.

¿Cómo gestionar el Flujo de Caja de manera efectiva?

La gestión efectiva del flujo de caja implica monitorear, analizar y optimizar la cantidad neta de efectivo que entra y sale. Aquí hay algunas estrategias para gestionar el flujo de caja de manera efectiva:

  • Monitorear Regularmente: Utiliza software de contabilidad para llevar un registro del flujo de caja. El monitoreo regular ayuda en la identificación temprana de posibles déficits.
  • Mejorar la periodicidad de los Cobros: Acelera el proceso de convertir las ventas en efectivo. Ofrece descuentos por pagos anticipados y da seguimiento a las facturas pendientes de manera oportuna.
  • Controlar los Gastos: Mantén un control estricto sobre los gastos. Prioriza los gastos y retrasa o elimina los desembolsos no esenciales.
  • Mantener una Reserva de Efectivo: Siempre ten un colchón para ayudar a tu negocio a sobrevivir en tiempos difíciles. Esta reserva puede ser un salvavidas durante períodos de flujo de caja negativo.
  • Planificar para el Futuro: Utiliza previsiones de flujo de caja para anticipar y planificar el flujo de caja futuro, basándote en datos históricos y proyecciones futuras. Esto puede ayudar a tomar decisiones comerciales informadas.

Conclusión

El flujo de caja es el sustento de cualquier negocio. Entender cómo calcularlo y gestionarlo puede empoderarte para tomar decisiones estratégicas, asegurando el crecimiento y la sostenibilidad de tu empresa. Implementando las estrategias descritas anteriormente, puedes mantener un flujo de caja saludable.

Recuerda, con nuestro programa de contabilidad, miConta, podrás monitorear regularmente el Estado de Flujo de Caja de tu empresa. Haz clic en el botón de abajo y descubre todas sus funcionalidades.

Descrubre miConta

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *