Seleccionar página

¿Sabes cómo presentar la declaración del Impuesto sobre Sociedades o el modelo 200?

por | Jun 7, 2021 | Contabilidad

Hoy, en Monitor Informática, os explicamos cómo afecta el Impuesto de Sociedades a los diferentes tipos de empresas. Toda la información que necesitas sobre qué es y cómo presentar el modelo 200, a continuación.

 

¿Qué diferencia hay entre el modelo 200 y el IRPF?

El Impuesto de Sociedades, también llamado impuesto sobre la renta o el beneficio de las sociedades, es un impuesto directo que se aplica sobre los beneficios de las empresas y sociedades.

Por lo tanto, el Modelo 200 es la declaración o liquidación del Impuesto sobre Sociedades (IS); aquel que se aplica sobre los beneficios que obtienen las empresas. Tienen la obligación de presentar ante Hacienda este modelo aquellas entidades con residencia en el territorio español y que tengan personalidad jurídica propia.

En definitiva, la gran diferencia entre el Impuesto de Sociedades e IRPF reside en el ente que recibe la obtención de renta y que debe tributar. El IRPF grava sobre las personas físicas y el Impuesto de Sociedades, sobre sociedades y demás entidades jurídicas. En ambos casos, deben tener residencia en nuestro país.

Por lo tanto, el IRPF es un impuesto regulado con su propia ley y reglamento, que se aplica a las personas que viven en España independientemente de dónde obtengan su rentas. Además es un impuesto directo que grava la obtención de renta por parte del contribuyente, y generalista porque recae sobre todo tipo de personas y rentas.

¿Quiénes tienen que presentar el Modelo 200?

 

Todas las entidades sujetas al Impuesto de Sociedades están obligadas a presentarlo a través del Modelo 200.

Es el caso de:

  • Sociedades Mercantiles: SA, SL, Colectivas, Laborales…
  • Sociedades Estatales, Autonómicas, Provinciales y Locales.
  • Agrupaciones de Interés Económico.
  • Fondos de Inversión Inmobiliaria (FII).
  • Uniones temporales de empresas.
  • Fondos de Capital Riesgo (VC).
  • Fondos de Pensiones.

Existen excepciones que afectan a grupos fiscales, a entidades locales, bancos de España, fondos de garantía de depósitos de entidades de crédito, al Instituto de España etc.

Cómo se rellena el modelo 200

 

La confección del Modelo 200 puede realizarse a través del programa Sociedades Web de la AEAT, trabajando directamente con la Agencia Tributaria.

Pero esta no es la única opción para confeccionar el Modelo 200, ya que a través de la aplicación de Contabilidad + Socidades de Monitor Informática se podrá crear un fichero que una vez comprobado su contenido se presentará telemáticamente a la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

El contenido o información que deberemos aportar es la siguiente:

  • Declarante
  • Periodo impositivo y ejercicio
  • Código CNAE
  • Claves de la declaración
  • Declaración complementaria
  • Fecha y firma
  • Balance y Cuenta de pérdidas y ganancias
  • Liquidación
  • Resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias
  • Base imponible x Tipo de gravamen.
  • Resto de deducciones

En el caso de solicitar devoluciones, el contribuyente tiene derecho a que se le devuelva la diferencia, cuando se hayan practicado retenciones o pagos a cuenta por importe superior a la cantidad que resulte a pagar del Impuesto de Sociedades . Esta devolución se produce mediante transferencia que hará la AEAT.

 

¿Hasta cuándo podemos presentar el modelo 200?

 

Deberá presentarse durante los veinticinco días naturales siguientes a seis meses desde el cierre del período impositivo (si el ejercicio termina el 31 de diciembre será los 25 primeros días naturales de julio).

 

Presentación electrónica del Modelo 200

 

Como ya hemos comentado, utilizando el programa de ayuda Sociedades Web o nuestro Programa de Contabilidad podemos presentar nuestro modelo 200. Para ello necesitamos generar un fichero informático y cumplir los siguientes requisitos:

  • Disponer del NIF del declarante.
  • Disponer de certificado electrónico de firma electrónica admitida por la AEAT (normalmente los emitidos por la FNMT) del que sea titular la entidad declarante o bien a través de un certificado autorizado a nombre de terceros como un gestor administrativo o un abogado.