Seleccionar página

Para conocer cómo funciona el impuesto sobre sociedades este 2021, es importante aprender bien qué es el tipo impositivo y más aún cuánto vamos a pagar por él este año. Te lo resumimos en este artículo para que entiendas los conceptos claramente. ¡Sigue leyendo!

¿A qué nos referimos con el tipo impositivo?

El tipo impositivo o también conocido como tipo de gravamen es el porcentaje de un impuesto que se aplica sobre la base imponible para obtener la cuota tributaria. ¿Y qué es la cuota tributaria? 

En cada factura que emite una empresa ha de constar obligatoriamente los impuestos que se aplican a los bienes o servicios involucrados en la transacción y que se reflejan en el documento. Por lo tanto, la cuota tributaria será el resultado de aplicar un tipo determinado de impuesto a la base imponible de la factura.

 

Tipo de gravamen en la facturación

Una de las preocupaciones a las que se enfrenta cualquier pyme y autónomo a la hora de comenzar su actividad económica es la de la correcta facturación. En este apartado tenemos que tener en cuenta dos tipos de impositivos: el IVA y retención de IRPF.

Estos a su vez se dividen en:

  • Tipo general: 21%.
  • Tipo reducido: 10%.
  • Tipo superreducido: 4%.

El IVA será agravado cuando se incluya en factura por cada venta o cada servicio realizados.

Por otro lado tenemos el IRPF, que está destinado a aquellos autónomos o empresarios que llevan a cabo actividades profesionales cuando el destinatario es otro autónomo o empresa.

El porcentaje a aplicar en cada factura dependerá de la actividad desarrollada. Así, el tipo impositivo más común es del 21 % sobre la base imponible.Sin embargo, hay una serie de actividades a las que puede aplicarse un porcentaje distinto. Estos casos son: 

  • Actividades exentas de IVA: servicios de docencia.
  • Tipo reducido (10 %) aplicable a: transporte de viajeros
  • Tipo superreducido (4 %), que se aplica a: libros, diarios y revistas.

Tipos impositivos contables

Otro de los tipos de impositivos que existen son los impositivos contables que tienen como característica principal su función para mesurar la presión fiscal sobre un negocio.

¿Y esto qué significa? 

Que podremos analizar cómo ha evolucionado la presión en términos fiscales.

Fórmula:

  • (Gasto por impuesto sobre sociedades / la resta del resultado contable) – impuesto sobre sociedades

El resultado nos da una excelente referencia sobre la viabilidad de un negocio.

 

Tipo impositivo fiscal

En cambio, el tipo de impositivo fiscal indica la presión fiscal atendiendo a las partidas que poseen incidencias en el tiempo en la llamada cuota líquida.

Fórmula:

  • Dividir la cuota líquida positiva / el resultado contable antes de impuesto.

Tipo de gravamen especiales

Entre los tipos de gravamen especiales destacan las siguientes situaciones: 

  • Microempresas y entidades de reducida dimensión: actualmente también cotizan al porcentaje del 25%.
  • Entidades de nueva creación que realicen actividades económicas, en el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva y en el siguiente: 15%.
  • Cooperativas fiscalmente protegidas: 20% (los resultados extracooperativos irán al tipo general).
  • Entidades sin fines lucrativos.
  • Sociedades y Fondos de Inversión y Fondos de activos bancarios: 1%.