Seleccionar página

Buenas noticias, el Impuesto sobre Sociedades, o IS, en 2021, salvo la eliminación de las deducciones, queda igual que en 2020. Hoy en Monitor informatica te explicaremos al detalle las características de este impuesto y su funcionamiento. ¿Quiénes están obligados y quiénes están exentos al impuesto? Todas tus dudas resueltas a continuación: 

Qué es el Impuesto sobre Sociedades

El Impuesto sobre Sociedades (IS) es un tributo que grava la renta de las empresas y demás personas jurídicas de forma directa en España. ¿Donde se aplica? Se aplica a los beneficios que obtienen las sociedades mercantiles y otras entidades jurídicas a diferencia del IRPF que grava las rentas obtenidas por personas físicas.

Por medio de este tipo de impuesto, la organización declara su capacidad económica, su contabilidad Este tributo proporciona una parte importante de los ingresos del Estado y por tanto puede entenderse como complementario al IRPF dentro del panorama fiscal.

En base a la renta, se constituyen los puntos de partida para la determinación de la base imponible y de la cuantía a pagar anualmente.

Estar al día con los impuestos es primordial para todo autónomo o empresa.  

 

¿Quién tiene que pagar el IS?

Tienen que pagar el Impuesto de Sociedades todas las personas jurídicas excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil y determinadas entidades, aunque no tengan personalidad jurídica. 

Entre las entidades con personalidad jurídica propia están las sociedades mercantiles (anónimas, de responsabilidad limitada, colectivas, laborales, etc.) Pero también las sociedades civiles con objeto mercantil. 

Y entre las entidades sin personalidad jurídica propia también están sujetas al impuesto de sociedades las uniones temporales de empresas (UTE) y los fondos de pensiones, inversión, capital-riesgo, regulación del mercado hipotecario, titulización, de garantía de inversiones y de activos bancarios. 

Te dejamos aquí un lista detallada con todas las entidades que deben contribuir:

Con personalidad jurídica

Las entidades con personalidad jurídica que tienen que presentar el Impuesto de Sociedades son:

  • Entidades de carácter mercantil.
  • Cooperativas y sociedades de transformación agraria.
  • Empresas de carácter estatal, autonómico, provincial y local.
  • Sociedades unipersonales.
  • Asociaciones y fundaciones, privadas y públicas.
  • Agrupaciones de interés económico.

Sin personalidad jurídica

Por otro lado, las entidades sin personalidad jurídica que deben presentarlo son:

  • Fondos de inversión.
  • Uniones temporales de empresas.
  • Comunidades titulares de montes vecinales.
  • Fondos de capital riesgo.
  • Fondos de pensiones.
  • Fondos de garantía de inversiones.
  • Fondos de regulación del mercado hipotecario.
  • Fondos hipotecarios y de activos.

Es importante saber que en la Comunidad Foral de Navarra y en los Territorios Históricos de la Comunidad Autónoma del País Vasco se aplica el IS según el régimen de Convenio Económico y de Concierto Económico.

 

¿Cuáles son los requisitos que debes cumplir para pagar el IS?

Queremos ser muy claros y especificar qué requisitos tiene que tener una empresa para pagar este impuesto. Aquí os dejamos todas las premisas que tienes que tener en cuenta para identificarte como un pagador. La primera de ellas es ver si tu empresa  está sujeta a este gravamen y, para ello, deben de cumplirse alguno de los siguientes requisitos:

  • Que la sociedad o entidad se hubiera constituido conforme a las leyes españolas.
  • Que el domicilio fiscal de la sociedad se encuentre en territorio español.
  • Que tengan la sede de dirección efectiva en territorio español, cuando en él radique la dirección y el control conjunto de sus actividades.
  • El Impuesto de Sociedades en las empresas constituidas en la Comunidad Foral de Navarra y en el País Vasco se aplicará conforme al régimen del Convenio Económico y de Concierto Económico, correspondiente.

 

 

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

Para poder calcular el Impuesto de Sociedades es necesario conocer el resultado contable del año, es decir, la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos practicados en el ejercicio y aplicarle.  El resultado contable no siempre coincide con el fiscal. 

Además, en caso de ser necesario, habrá que realizar correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades que impone Hacienda.

Con el resultado contable logramos calcular la base imponible fiscal y esta la multiplicamos por el tipo de gravamen correspondiente. De esta forma conoceremos la cuota íntegra, a la tienes que aplicar las deducciones y las bonificaciones correspondientes y, de esta forma llegaremos a obtener la cuota íntegra.

A esta cuota íntegra, le deduciremos las bonificaciones y deducciones a las que podamos optar en el período y obtendremos la cuota líquida positiva. 

Cuando ya tienes la cuota líquida te quedaría por obtener la cuota diferencial. Para calcularla, tienes que restarle a la primera las retenciones e ingresos a cuenta, y los pagos fraccionados a cuenta del Impuesto de Sociedades que se hayan realizado.

Si la cifra es positiva tendrás que pagar esa cantidad; en cambio, si es negativa significa que Hacienda te devolverá esa cifra.